Ciencia
Resistencia a los antibióticos podría estar relacionada la contaminación, revela investigación

Resistencia a los antibióticos podría estar relacionada la contaminación, revela investigación

The Lancet Planetary Health estima que, si no se implementan políticas adecuadas, la resistencia aumentaría en 17% a nivel mundial

La resistencia a los antibióticos es un problema global que ocasiona millones de muertes en todo el mundo y, aunque el uso indebido y excesivo de este tipo de fármacos son las principales causas de esa resistencia, un estudio realizado por The Lancet Planetary Health refiere que la contaminación ambiental también podría estar jugando un papel importante en este problema.

La investigación realizada plantea que los seres humanos estamos expuestos a bacterias resistentes a los antibióticos y genes de resistencia a los antibióticos a través de los alimentos, el medio ambiente o el contacto directo con fuentes infecciosas, como los animales. Dichas bacterias y genes en los hospitales o la ganadería, podrían transmitirse a las instalaciones de tratamiento de aguas residuales o ecosistemas, e incluso podrían emitirse desde estos entornos a la atmósfera y exponerse a los humanos por inhalación.

Se reconoce que el aire es una vía directa y un vector clave para la diseminación de la resistencia a los antibióticos. Las principales contaminantes del aire son las partículas finas PM2.5, que pueden contener bacterias y genes resistentes a los antibióticos y que, al transferirse y ser inhaladas por los humanos, les ocasionan lesiones en las vías aéreas, respiratorias e infecciones.

El análisis fue realizado con patrones de resistencia a los antibióticos de 116 países entre el 2000 y el 2018, tiempo en el que se analizaron nueve patógenos y 43 fármacos. Se mostró que un aumento en la concentración de PM2.5 globalmente se asoció con un aumento en la resistencia antibiótica agregada.

Se encontraron altos niveles de resistencia a los antibióticos en el norte de África, el Medio Oriente y el sur de Asia, mientras que Europa y América del Norte tenían niveles bajos de resistencia a los antibióticos.

De acuerdo a los resultados obtenidos en este estudio, de no aplicarse políticas adecuadas, para el año 2050 aumentaría en 17% la resistencia a los antibióticos y las muertes atribuibles se incrementarían en 56.4% a nivel mundial. En cambio, si se aplica una política de bienestar para el control de las partículas finas la mejora de los servicios de agua potable y la reducción del uso de antibióticos, la resistencia podría reducirse en 16,8% y prevenir las muertes atribuibles en 23.4%. En un panorama aún más alentador, la resistencia a los antibióticos podría reducirse hasta en 54.5%.

La resistencia a los antibióticos es un problema global grave que causó aproximadamente 1,27 millones de muertes prematuras en 2019 en todo el mundo, superando sustancialmente los 0,70 millones de muertes estimadas en 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *