Noticias
Por consumo de chatarra, uno de cada dos niños podría desarrollar diabetes en los próximos años

Por consumo de chatarra, uno de cada dos niños podría desarrollar diabetes en los próximos años

A nivel nacional, 9 de cada 10 escuelas venden comida chatarra, contra 2 de cada 10 que venden alimentos saludables

Asociaciones civiles llaman a legisladores a atender el proyecto de decreto a la Ley General de Educación en materia de entornos alimentarios saludables

De continuar la invasión de chatarra en las escuelas, uno de cada dos niños desarrollará diabetes en los siguientes años, señalaron las organizaciones civiles El Poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM); llamaron a las autoridades educativas y al Poder Legislativo a priorizar los derechos a la salud y alimentación adecuada en el entorno escolar, como una medida no negociable ante cualquier interés público y privado para proteger a la infancia en México.

En vísperas del inicio del nuevo ciclo escolar 2023-2024, dieron a conocer los resultados de un ejercicio de vigilancia ciudadana realizado a nivel nacional durante el ciclo 2022-2023, el cual reveló que 98% de las escuelas venden comida chatarra, mientras que solo el 20% brinda acceso a frutas, verduras y bebederos funcionales.

Asimismo, el 76% de las escuelas vende refrescos con azúcar y el 93% vende bebidas azucaradas, mientras que el 75% tiene venta externa de comida chatarra. En contraparte, solo una de cada 10 escuelas vende semillas y cereales integrales. Además, el 90% de las escuelas no cuenta con un comité que vigile la regulación de lo que se vende y se consume.

Refirieron que la obesidad infantil no sólo afecta la calidad de vida, la educación, la salud física y mental, también tiene consecuencias económicas, puesto que, su atención asciende a más de 650 mil millones de pesos anuales, es decir, de no realizar acciones urgentes para revertirlo nos destina a la muerte, enfermedad prematura y una catástrofe económica y social para el país.

Hoy, cerca de 4 millones de niñas y niños en edad escolar viven con obesidad infantil y las escuelas son parte del problema: tan solo en un día escolar, cada alumno consume tres productos chatarra que suman más de 550 calorías, provocando aumento de peso y el riesgo de desarrollar diabetes a lo largo de su vida.

Liliana Bahena, coordinadora de la campaña Mi Escuela Saludable declaró: “Es inadmisible que niñas, niños y adolescentes estén iniciando nuevamente un ciclo escolar en espacios que promueven obesidad y enfermedad. A pesar de que hace más de una década existe una regulación que prohíbe la venta de comida chatarra, 9 de cada 10 escuelas venden cualquier tipo de dulces, frituras y bebidas con azúcares, edulcorantes y colorantes que dañan la salud, la nutrición y el aprendizaje”.

Añadió que es urgente regular los entornos escolares sin conflicto de interés, que tengan disponibles únicamente alimentos naturales y cero acceso a productos chatarra. “Si no transformamos los ambientes escolares en saludables, no habrá forma de combatir a la obesidad infantil y sus consecuencias sociales y económicas”, advirtió.

Las asociaciones mencionadas apuntaron que hoy las escuelas del país vulneran sus derechos al no cumplir con la regulación que prohíbe la venta de comida chatarra y bebidas azucaradas. Por lo anterior, llamaron a todas las fuerzas políticas a emprender acciones inmediatas:

  • Senadoras y Senadores de todos los grupos parlamentarios, priorizar en sus agendas frente al inicio del periodo legislativo el proyecto de decreto para favorecer la salud y alimentación en las escuelas.
  • Senadoras y Senadores de la Comisión de Estudios Legislativos, enlistar y votar en su más próxima reunión de comisión la minuta con proyecto de decreto sobre salud alimentaria en las escuelas, no hay más tiempo para aplazar la discusión.
  • Secretaria de Educación Pública, unirse activamente a favor de las propuestas para la favorecer la salud y nutrición de los estudiantes y, hacer cumplir las regulaciones vigentes para crear entornos escolares saludables.

Recientemente, Mauro Brero, Jefe de Nutrición en UNICEF México declaró: “El sobrepeso y la obesidad infantil representarán una fuerte carga para la economía y el desarrollo nacional estimada en 42 billones de pesos para los siguientes 65 años”.

El pasado mes de abril UNICEF, FAO y el DIF externaron su preocupación por proteger el interés superior de la niñez para gozar de una alimentación saludable, nutritiva, suficiente y de calidad. Hicieron un llamado a los tomadores de decisión para: crear escuelas libres de productos ultraprocesados y bebidas azucaradas, contar con una alimentación escolar universal y gratuita, y rechazar cualquier acción que interfiera en la creación de políticas públicas que buscan proteger los derechos de niñas, niños y adolescentes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *