Noticias
Mortalidad materna bajó 14.8% en el último año, según datos de la DGE

Mortalidad materna bajó 14.8% en el último año, según datos de la DGE

Ante cualquier signo de alarma en el embarazo es necesario acudir al centro de salud u hospital y evitar automedicarse

En 2023 la mortalidad materna disminuyó 14.8 por ciento respecto a 2022, lo que representó 91 decesos menos en números absolutos al pasar de 613 a 522, según datos preliminares de la Dirección General de Epidemiología (DGE) de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, con corte a la primera semana de diciembre del año recién terminado.

En un comunicado, la Secretaría de Salud informó que la semana del 17 al 23 de diciembre de 2023, la razón de mortalidad materna fue de 26.5 defunciones por cada 100 mil nacimientos estimados, lo que representó una disminución del 13.6 por ciento respecto a la misma semana epidemiológica de 2022, refieren datos preliminares del Informe semanal de notificación inmediata de muerte materna https://bit.ly/3RMOeJm de la DGE.

Del documento se desprende que las principales causas de defunción fueron: hemorragia obstétrica; enfermedad hipertensiva, edema y proteinuria en el embarazo, el parto y el puerperio, y el aborto.

Asimismo, la Dirección General de Epidemiología informó que las entidades que más defunciones maternas registraron son el Estado de México, con 70 casos; Chiapas, Guerrero y Veracruz con 37 cada una, y Jalisco con 32. Dichas entidades sumaron 31.6 por ciento de los decesos.

Adicionalmente, la DGE informó que el grupo de edad que registró más casos de mortalidad materna fue el de mujeres entre 40 y 44 años.

La Secretaría de Salud recomendó que las mujeres embarazadas y personas gestantes acudan a la unidad médica más cercana a revisiones rutinarias; y en especial en caso de experimentar una o más señales de alarma, como dolor de cabeza intenso que no desaparece con reposo o que empeora, mareos, desmayos o convulsiones, visión borrosa, zumbido de oídos y/o temperatura corporal igual o mayor a 38 grados centígrados.

Otros datos de alarma son: hinchazón extrema de manos, pies o cara; dificultad para respirar; dolor en el pecho o latidos cardiacos acelerados; náuseas y vómitos intensos; dolor abdominal fuerte o contracciones frecuentes; falta de movimiento del feto; sangrado o salida de líquido transvaginal; cansancio extremo y ansiedad, angustia o tristeza sin causa aparente.

Es importante tener presente que toda mujer embarazada o persona gestante puede presentar una complicación aun sin factores de riesgo. Para la detección oportuna es necesaria la adecuada atención prenatal con al menos cinco revisiones médicas desde el primer trimestre del embarazo.

De igual forma, es fundamental tener claro que ante cualquier contingencia médica relacionada con el embarazo hay que acudir al centro de salud u hospital donde la persona recibe atención médica integral gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *